Maria del Rosario de Nuestra Señora de Chiquinquirá Mahé Rubiano

Maria del Rosario de Nuestra Señora de Chiquinquirá Mahé Rubiano[1]

Creo que mañana hubiese cumplido ochenta-y-ocho años, aunque no estoy seguro.  Si sé que el 9 de julio es su cumpleaños pero el año en que nació siempre ha sido algo de un misterio.  Murió cuatro meses antes de que naciera mi último hijo, un 4 de junio muy triste en un año 1990 también muy triste.  Un año en el cual tantas cosas se acabaron, pero del cual renacimos muy bien, por lo menos por más que una década.

Ya pasaron los 21 años desde que ella se fue y mi hijo menor ya es un adulto, pero mi madre me sigue haciendo demasiada falta todos los días.  Cuanto hubiese aprovechado yo de su sabiduría en estos tiempos que me parecen tan oscuros pero en los cuales ella me habría mostrado belleza y esperanza.

Que pesar que no le presté más atención cuando estaba cerca, que no la traté con más respeto y más cariño.  Qué triste que esas cosas ya no las puedo remediar, pero si ella está de alguna manera consciente, sabrá, como siempre supo, cuanto la quiero y cuanto la admiro.

Feliz cumpleaños, dondequiera que estés, mi bellísima madre.

[1] © Guillermo Calvo Mahé; Manizales, 2011; todos derechos reservados