Fue lo Mejor

Fue lo Mejor[1]

Yo una vez tuve una novia divina; la quise mucho, disfrutamos toda al inicio y luego mucho más, pero en el fin, se me perdió.  Fue lo mejor para los dos, una partida bella, sin culpa y sin rancor; fue lo mejor, si, fue lo mejor.  Quizás disfrutábamos de almas gemelas, por lo menos en los aspectos importantes, pero en etapas desafines, por lo tanto nos separamos, fue lo mejor, fue lo mejor.

Extrañamente, como una bendición, estoy bien, no triste estoy y aspiro que ella también disfrute de esta fortuna, ya que fue lo mejor, fue lo mejor.  En mis huellas antiguas ella saldrá, en busca de milagros y aventuras en tierras lejanas donde creo que aun existe mi olor, los ecos de mi vos y los redobles de mi corazón, y quizás también algunos muy pocos dolores, fue lo mejor, fue lo mejor.

Que extraño la ausencia del dolor, de la tristeza, del rancor, y que bello.  Bajo el calor de un sol radiante ya se evaporan los sueños que una ves fueron, ya se aleja la luz de su voz, su olor, el suave sentido de su piel acariciada por mis labios.  Pero aspiro que no sea así con los retumbes de las memorias que nos quedan, ojala no sea así, para los dos, ya que fue lo mejor, fue lo mejor.

[1] © Guillermo Calvo Mahé; Manizales, 2012; todos derechos reservados