Eso ya lo fui.

Eso ya lo fui.[1]

No quiero estar triste, eso ya demasiado sufrí, ni tampoco aburrido, ni caminando las calles de mi alma como un niño perdido.

Si aun no eres de otro, ahora no soy tuyo como una vez fui; perdón es fácil pero secuelas hay.  Entiendo la confusa ruta por la cual pasas pero en esa ruta no queda espacio para mí.

Entendiendo eso pero también percibo algo de quien soy y que es tiempo para entender hacia donde voy aunque ese destino sea aun ofusco y aunque aun no he encontrado apetencias como lo has hecho tu.

No quiero estar triste, eso ya demasiado sufrí, ni tampoco aburrido, ni caminando las calles de mi alma como un niño perdido;

Eso ya lo fui.

[1] © Guillermo Calvo Mahé; Manizales, 2012; todos derechos reservados