De pendejadas y desprecio, un extraño poema de amor

De pendejadas y desprecio, un extraño poema de amor

¿Sabes que tan pendejo soy?

¿Te recuerdas de esa copita miniatura
para brandy que llene de piedritas y cristales
y puse en la mesa de noche
al lado de la cama
que aun llamo nuestra?

Cada noche duermo en ese lado
(el lado tuyo)
y pienso que
por estar ahí,
estoy cerca de ti.

Siendo tan débil no te puedo culpar por despreciarme.
_______

© Guillermo Calvo Mahé; Manizales, 2013; todos derechos reservados