Los Invisibilizados

Homelesness

Los pasamos en la calles de todas las ciudades y casi todos los municipios del mundo tratando de no verlos, ignorando sus suplicas por “colaboración”.  A veces quizás, en base de evaluaciones tradicionales, no la merecen.  Los llamamos perezosos o drogadictos o ladrones o manipulados, esos hermanos y hermanas de la calle, nunca pensando que no obstante las razones, esa no es una existencia que nos atraería a nosotros o aceptaríamos para nuestros hijos e hijas.

A veces nos suplican, otras veces nos molestan y algunas veces también nos amenazan, o en formas directas o sutiles, pero siempre nos hacen sentir incomodos.  ¿Por qué será?  Algunos de nosotros que nos consideramos seguidores de un judío muy parecido a ellos quien denominamos con la apelación “Cristo”, un nombre que él jamás hubiese reconocido como suyo, somos entre los que más los despreciamos.  Qué ironía más triste.

No soy creyente, lo debo admitir, perdí mi fe hace mucho tiempo, en parte por la hipocresía de los que más la proclamaban, pero amo el mito del nazareno, el mito de un ser con supuesta descendencia real que pasaba su tiempo con los más humildes, los más desventajados, los menos apreciados por otros, sus amados “pecadores”.  Que diría él hoy de sus supuestos seguidores, en especial, de los sacerdotes que desprecian la paz y los intentos de crear un mundo más igualitario, más justo, más equitativo, un mundo donde los más ricos no lo dominan todo.  Pero hoy, en este bello país que llamamos Colombia, la antigua Nueva Granada, vivimos en un mundo donde algunos de los quienes más responsabilidad debían tener por cambiar esas perspectivas tan elitistas y anticristianas, obispos en sus palacios, rechazan la suplicación que cambiemos nuestra desastrosa trayectoria por parte del buen nombrado Papa Francisco, cuya denominación a futuro quizás podría ser “Francisco el Humilde”, una denominación que a ese supuesto “Cristo” seria infinitamente superior a la denominación “El Magno”.

Y ¿qué tal nosotros, los académicos y los activistas sociales y los estudiantes que también hemos perfeccionado el arte de pasar por las calles sin ver los que hemos invisibilizado?  ¿Nosotros, los que nos creemos tan nobles y tan espiritualmente avanzados?

Que extraños somos nosotros los seres humanos, que tan fácil es engañarnos y corrompernos.  Que tan hipócritas somos, por lo menos la mayoría.  Que tan asustados vivimos.  Que tan horribles decisiones hacemos cuando buscamos gobernarnos.  Que tan fácil para nosotros racionalizarlo todo: “No fui yo”, “no es mi culpa”, no es mi responsabilidad”, “tengo mis propios problemas”.  “Necesito, necesito, necesito, ….”  “Quiero, quiero, quiero.”

Durante la sexta década del último siglo una hermosa cantante de baladas de protesta, entre otras cosas, en especial música folclórica, cantaba en ingles una hermosa canción.  Traducido el título al español crea que seria, “Ahí, si no fuera por la suerte, estaría yo” (visitar https://www.youtube.com/watch?v=S4BYOJ1tc-k si la quieres escuchar).  Mucho me impactó, como me impactaron los mitos del “Cristo”, pero debo admitir con mucha vergüenza que no me afectaron lo suficiente como para resistir la presión social que también, demasiadas veces, me convence pasar a nuestros menos afortunados, nuestras más humildes buscando nuestra colaboración desde sus hogares en las calles, ignorando sus suplicas.

Qué pena.

Algo en que pensar.
_______

© Guillermo Calvo Mahé y Diana Marcela Cárdenas García; Manizales, 2018; todos derechos reservados.  Permiso para compartir con atribución.

Guillermo Calvo Mahé es escritor, comentarista político y académico residente en la República de Colombia. Aspira ser poeta y a veces se lo cree.  Hasta hace poco coordinaba los programas de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Manizales. Tiene títulos académicos en ciencias políticas, derecho, estudios jurídicos internacionales y estudios de traducción.  Puede ser contactado en guillermo.calvo.mahe@gmail.com y gran parte de su escritura está disponible a través de su blog en http://www.guillermocalvo.com.  Diana Marcela Cárdenas García es comunicadora social y periodista de la ciudad de Manizales quien trabaja en sociedad con el Dr. Calvo en sus diversos proyectos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s