Sincronía asincrónica

Semilla despreciada

Si casi siempre mi amor por ti me causo dolencia, los instantes de felicidad que de vez en cuando generó eran como un grandioso sol, una estrella incandescente evaporando esos oscuros mares de desprecio. No obstante, ese sol, ya colmado, desapareció, y me quedé, como de costumbre, vacío y desierto.

Ya no estas, ni están esos tenebrosos mares dolidos, ni ese sol resplendente, pero aun te pienso y, sin entender por qué, te extraño. Que tan tonto soy. Qué tan permanente eres tú. Que tan incoherente el amor que sentí por ti, uno del cual parece ser imposible desbandarme. Pero, por fin, ni estás tú, ni estoy yo.

Ecos y sombras, caricias tinieblas al lado de un profundo abismo en ruta hacia el Nevado Cumanday, de paseo hacia unos pequeños termales, casi escondidos, al pie de ese collado redondo de donde choreaban cataratas de magia terrestre. El lugar del cual tanto te hablé pero al cual nunca llegamos.

Colibrís, bebiendo néctar dulce brotado con pedacitos de ambrosia, los que yo creía nos esperarían allá, o por lo menos eso me imaginé. Hadas desnudas montadas sobre ellos buscando amores mortales que en alguna ocasión habían encontrado y amado pero luego, por descuido, perdido.

¿Será que me imagine ese amor? Tendría que ser ya que es tan diferente al que buscabas aunque, en algún sentido, era complementario. Tú existías y para mí eso era un obsequio más que suficiente, una deuda perpetúa la cual, con todo lo que yo era, debía de responder. Y lo intenté. Lo confieso; en ti creí.

Algún día al parecer me desperté, o será que me despertaste. Casi siempre mi amor por ti me causo dolencia, aunque los instantes de felicidad que de vez en cuando generaste eran como un inmenso sol evaporando esos oscuros mares de desprecio. Solo que ahora, ni estás tú ni, estoy yo.

Ni están esos mares dolidos, ni ese sol resplendente. Pero aun te pienso y aun te extraño. Que tan tonto soy. Qué tan permanente eres tú. Que tan incoherente ese amor que sentí por ti del cual parece ser tan imposible desbandarme.
_______

© Guillermo Calvo Mahé; Manizales, 2019; todos derechos reservados. Permiso para compartir con atribución.

Guillermo Calvo Mahé es escritor, comentarista político y académico residente en la República de Colombia. Aspira ser poeta y a veces se lo cree. Hasta hace poco coordinaba los programas de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Manizales. Tiene títulos académicos en ciencias políticas, derecho, estudios jurídicos internacionales y estudios de lingüística y traducción. Puede ser contactado en guillermo.calvo.mahe@gmail.com y gran parte de su escritura está disponible a través de su blog en http://www.guillermocalvo.com.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s